Dos Jueces de Chicago, al borde de perder sus puestos al avanzar el conteo de votos

Print

Traducción por Mónica Cordero. Read this story in English.

Los jueces del condado de Cook (Chicago) que buscan la reelección necesitan asegurar al menos el 60% de votos afirmativos para mantenerse en el puesto. Para la mañana del viernes, la jueza Jackie Portman-Brown había obtenido el 59.3% de votos, unos 11,800 votos menos de los necesarios para alcanzar el mínimo requerido. El juez John Mahoney apenas se sostenía en su silla por menos de un punto porcentual: 0.05% equivalente a 800 sufragios.

Más de la mitad de los votos aún por contar vienen de los suburbios del condado de Cook, donde tanto Mahoney como Portman Brown han tenido un mejor desempeño que en la ciudad de Chicago. Pero los votos por correo han disminuido la ventaja que mantenían al final del día de las elecciones, con 62% de los votos.

Investigations that expose, influence and inform. Emailed directly to you.

Source

La ley estatal exige que todos los votos con el sello postal que indique que fue enviado el 3 de noviembre sean contados. Tienen tiempo de hacer el conteo hasta el 17 de noviembre.

En febrero, el presidente del circuito judicial del condado de Cook, Timothy Evans, ordenó que Portman-Brown asumiera tareas administrativas (algo que se conoce como “la cárcel de los jueces”) luego de que un video mostró cómo ella encerró a un joven familiar en una celda temporal detrás de su sala de juicio. Un vocero de la jueza declaró a Injustice Watch en septiembre que “la percepción de los medios sobre lo ocurrido con la nieta de la jueza no fue una representación adecuada de los hechos”.

Portman-Brown también enfrentó críticas por su supervisión de “The Hope court”, un programa de rehabilitación para personas con ejecución condicional de la pena que se cerró en el 2018.

El financiamiento del “Hope court” luego de que varias auditorías mostraron que el programa estaba plagado de problemas recurrentes y que tenían que ver con la forma en que la jueza lideraba el programa. En una evaluación del 2016 efectuada por la organización activista Chicago Appleseed Fund for Justice, empleados de la corte la describieron como una “bully” vengativa que a veces castigaba a imputados solo para irritar a los abogados defensores con quien discutía.

Antes de las elecciones de este noviembre, el Colegio de Abogados del Estado de Illinois dijo que muchos juristas advirtieron sobre el temperamento y los criterios de Portman-Brown.

Algunos de ellos se quejaron de que abusaba verbalmente de los funcionarios de la corte y mostraba comportamientos poco ortodoxos en la sala de juicio, como ponerse a cantar y usar un cencerro para celebrar cuando los imputados debían compensar a las víctimas de un caso.

Este artículo se publica como parte de un convenio de colaboración entre Injustice Watch y Univision Chicago.