El juez Mauricio Araujo renunció antes de que pudiera ser destituido por acusaciones de acoso sexual

Print

Este artículo fue publicado en colaboración con el Chicago Sun-Times / La Voz Chicago. Read the English version here.

El Juez de Circuito del Condado de Cook, Mauricio Araujo, renunció el jueves, antes de que en la próxima semana concluyera una investigación en su contra, según la Junta de Investigación Judicial de Illinois.

Araujo enfrentaba la posibilidad de ser destituido del cargo la próxima semana, después de que la Comisión de Tribunales de Illinois dijera el martes que hay “evidencia clara y convincente” de que mantuvo un patrón de comportamiento inapropiado y de acoso hacia varias mujeres.

Investigations that expose, influence and inform. Emailed directly to you.

Source

La comisión, un panel de cinco jueces y otros dos miembros nombrados por el gobernador, había sido convocada la próxima semana para decidir el castigo a Araujo .

Su renuncia siguió a una audiencia de dos días en la que tres mujeres declararon que Araujo las acosó sexualmente o las degradó, señalando varios incidentes ocurridos entre 2011 y 2018.

Araujo admitió que hizo un comentario inapropiado sobre una asistente del Fiscal Estatal del Condado de Cook. Pero refutó las acusaciones de una oficial de policía de Chicago que dijo que trató de besarla y de una reportera de la corte quien lo acusó de haberle propuesto mantener relaciones sexuales.

Judge Mauricio Araujo

Facebook

Juez Mauricio Araujo

Araujo, que no respondió a una solicitud de comentarios, era candidato en las próximas elecciones de noviembre a reelegirse seis años más en su cargo.

No obtuvo el apoyo del Partido Demócrata del Condado de Cook, y varios funcionarios electos pidieron a los votantes que lo removieran del cargo.

Araujo ha estado desde 2018 bajo sanción administrativa, en un procedimiento conocido como “cárcel de jueces”, cuando las denuncias por acoso sexual se presentaron ante la Junta de Investigación Judicial, que revisa las denuncias de mala conducta de los jueces. La junta presentó una queja formal ante la Comisión de Tribunales de Illinois en junio de 2019 y actuó como fiscal en su audiencia.

El lunes, Karen Rittorno, una oficial de la Policía de Chicago, testificó que ella recurrió a Araujo el 15 de agosto de 2016 para obtener la firma de una orden judicial, momento en que él trató de besarla en los labios.

Ella dijo que puso algo de distancia entre él y le preguntó: “¿No estás casado?:

“Él dijo: ‘Bueno, sí’”, testificó ella. “Dije: ‘Dios mío’”.

Cuando salían de sus oficinas, contó Rittorno, el juez se inclinó hacia atrás, tomó su mano y dijo: “Tócalo”.

“¿Tocar qué?” preguntó ella.

“Toca mi trasero” respondió él, según el testimonio de ella.

Dijo que, en casi dos décadas como policía, rodeada a menudo de colegas masculinos, nunca antes había sido acosada sexualmente. Ella, dijo, le contó a otros policías del equipo de investigación de pandillas lo que sucedió y el hecho se convirtió en una broma recurrente.

“En mi profesión, hay que aguantar”, dijo ella a la comisión con la voz temblorosa.

Dijo que prometió no volver a estar a solas con Araujo, a pesar de que ella y su equipo continuaron solicitando su aprobación para obtener órdenes judiciales.

Araujo negó haberle pedido a Rittorno que lo tocara. Él testificó que la consideraba una amiga y una vez la había abrazado y besado en la mejilla, diciendo que lo hace con muchas amigas, incluidas oficiales de policía. Araujo dijo que sus gestos de afecto físico son parte de su herencia colombiana.

Pero Rittorno dijo que no tenía ninguna relación de amistad con Araujo.

“El testimonio del juez de que abraza y besa a los oficiales hombres y mujeres todo el tiempo simplemente no es creíble”, argumentó el abogado de la Junta de Investigación Judicial, Kevin Fee.

Rittorno dijo que se presentó después de ver la cobertura de noticias del juicio por agresión sexual de Bill Cosby y escuchar que Araujo había hecho un comentario sexual sobre una Fiscal del Condado de Cook.

Ese comentario se produjo el 11 de septiembre de 2018, después de que la fiscal adjunta del estado del Condado de Cook, Nina Ricci, compañera de clase de Araujo en la escuela de derecho, compareciera en su sala de audiencias para darle seguimiento a un caso, según el testimonio.

Araujo dijo que estaba molesto porque Ricci no lo reconoció de su pasado. Más tarde, en su oficina, Araujo le dijo a Akash Vyas, otro fiscal, “algo como ‘tal vez fue porque no tuve relaciones sexuales con ella. O tal vez fue porque tuve sexo con ella’”, según testificó el propio Vyas.

La Fiscal Estatal del Condado de Cook, Kim Foxx, le informó de ese incidente al juez presidente de la división penal, LeRoy Martin Jr., y su oficina solicitó trasladar el caso que Ricci estaba manejando a otro juez.

Rittorno dijo que hubiera deseado presentarse antes.

“Pensé: si hubiera dicho algo cuando sucedió, probablemente habría evitado que algo le sucediera a esa abogada”, testificó.

La reportera judicial Carolina Schultz describió incidentes en 2011, cuando ella y Araujo estaban en el Juzgado de Violencia Doméstica, solos en un ascensor. Ella testificó que Araujo le preguntó: “¿Cuánto?”. Ella dijo que esa pregunta implicaba que él se ofrecía a pagarle por sexo.

Semanas después le repitió la proposición, testificó ella.

Schultz dijo que posteriormente evitó tomar los ascensores sola y pasó a trabajar en otro tribunal diferente.

Araujo describió su comportamiento como “excesivamente casual” y dijo que, si la comisión le permitiera seguir siendo juez, se comportaría de una manera más formal y se abstendría de dar tantos abrazos y besos.

“Mi intención no es hacer que nadie se sienta incómodo”, dijo el todavía juez durante la audiencia.

Traducido por Jackie Serrato