Illinois acaba de poner fin a la detención del ICE. ¿Qué pasó con las personas detenidas aquí?

A woman stands at a microphone with people behind her holding signs that say

Carlos Ballesteros

Ángela Osorio habla en una manifestación en el centro de Chicago el 1 de febrero, pidiendo al Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos que libere a los detenidos de las cárceles de los condados de McHenry y Kankakee. ICE terminó liberando a la mitad de los detenidos que habían estado en las cárceles a mediados de enero y transfirió a 30 personas a centros de detención en otros estados.

Read this story in English.

Los guardias acudieron a la celda de Armando Cazares en la cárcel del condado de McHenry el 3 de febrero, media hora antes de la medianoche, y le dijeron que recogiera sus cosas. No le dijeron a dónde iba, dijo. Se limitaron a llevarlo esposado a una furgoneta que lo trasladó desde la cárcel, situada a una hora de camino al noroeste de Chicago, a un avión y, después, a otra furgoneta que lo llevó a un centro de detención de inmigrantes en Oklahoma.

“Me están alejando cada vez más de la familia”, dijo en una llamada telefónica la semana pasada desde el Centro de Detención del Condado de Kay en Newkirk, Oklahoma, a unas 570 millas de su casa en el área de Chicago. “Ni siquiera he querido decirle a mi madre dónde estoy. Tengo miedo. Le estoy rompiendo el corazón a mi mamá”.

Investigations that expose, influence and inform. Emailed directly to you.

Source

Cazares fue uno de los últimos inmigrantes detenidos por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos en Illinois. El pasado agosto, el gobernador J.B. Pritzker firmó la ley Illinois Way Forwardque convirtió a Illinois en uno de los cuatro estados que han aprobado leyes para prohibir las detenciones de inmigrantes tanto privadas como de los condados. A partir del viernes, los condados del estado ya no pueden alquilar camas en sus cárceles a ICE, después de que un tribunal de apelación se negó a suspender la ley mientras avanza una demanda.

Activistas defensores de la Ley Illinois Way Forward dijeron que ésta ayudaría a sacar a la gente de la cárcel para que pudieran luchar contra sus casos de deportación en casa con sus familias. Pero los funcionarios de los condados de McHenry y Kankakee, que tenían contratos lucrativos con ICE y demandaron al estado para impedir que la ley entrara en vigor, dijeron que los inmigrantes en sus cárceles sólo serían trasladados a otros estados, donde estarían más aislados de sus comunidades.

Al final, ambos tenían razón.

En las semanas previas a la fecha límite, ICE liberó a 41 de los 76 inmigrantes que habían estado en las cárceles de los condados de McHenry y Kankakee hasta mediados de enero, según correos electrónicos de la agencia obtenidos por Injustice Watch. Pero una semana antes de la fecha límite, ICE transfirió a Cazares y a otros 29 detenidos a centros de detención en otros estados, incluyendo Indiana, Kentucky, Oklahoma y Texas. El resto fueron deportados o transferidos a otras agencias de seguridad.

Injustice Watch habló con inmigrantes detenidos y sus familias, abogados y defensores para entender lo que significó el fin de la detención de inmigrantes en Illinois para las personas más afectadas por ella.

Las personas que fueron liberadas describieron reencuentros emocionantes con sus familias y alivio al pensar que no tendrían que pasar otra noche en la cárcel. Y para sus abogados y defensores, el número de liberaciones demuestra lo que puede suceder cuando las comunidades se unen para poner fin a la detención de ICE.

“Ninguna de estas personas habría sido liberada si no hubiéramos tenido esta legislación y básicamente hubiéramos forzado la mano de ICE”, dijo Fred Tsao, asesor principal de políticas de la Coalición de Illinois para los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados. “Eso, en sí mismo, es una victoria”.

Pero para los que permanecen bajo custodia de ICE, el fin de la detención en Illinois trajo consigo traslados fortuitos en medio de la noche y un aumento de la ansiedad de que puedan ser deportados sin volver a ver a sus familias.

Read More

An imposing jail building that is also used for immigration detention

La demanda podría frustrar la prohibición de la detención de inmigrantes en Illinois

Una demanda presentada por dos condados fuera de Chicago plantea interrogantes sobre la estrategia de activistas por los derechos de los inmigrantes de trabajar para poner fin a la detención de ICE un condado a la vez.

Cazares debía comparecer ante un juez del Tribunal de Inmigración de Chicago el 10 de febrero para tomar una decisión final sobre si podía permanecer en el país. Pero ahora que ha sido trasladado fuera del estado, su procedimiento de deportación se ha retrasado hasta al menos marzo, dijo su abogado.

“No hay manera de que podamos hacer frente a esto. Todos somos solo personas que lloran todo el tiempo”, dijo Cazares, refiriéndose a las personas que fueron trasladadas. “Te sientes aislado, como si nos hubiéramos quedado sin ayuda”.

En un comunicado, un portavoz de ICE dijo que la agencia da prioridad a “la detención y expulsión de los no ciudadanos que suponen una amenaza para nuestra seguridad nacional, la seguridad pública y la seguridad fronteriza”. El portavoz también dijo que las políticas de traslado de ICE toman en cuenta a la familia inmediata, el abogado de registro y el estado de los procedimientos de expulsión.

Pero los defensores dijeron que los traslados muestran cómo las decisiones de detención de ICE son opacas y a menudo parecen ignorar las circunstancias de las personas detenidas. Se comprometieron a seguir luchando por la liberación de todos los detenidos en Illinois.

“Podrían haber liberado a las 30 personas, no hay falta de autoridad en eso”, dijo Xanat Sobrevilla, un organizador de Comunidades Organizadas Contra las Deportaciones, un grupo activista en Chicago. “Simplemente hay una falta de elección por parte de ICE”.

Toro en una tienda de porcelana

A couple and their child stand behind a table with a birthday cake. The man and his son are wearing Batman t-shirts and there's a Batman logo on the wall.

Courtesy of Saba Syed

Saba Syed, Umair Javaid y su hijo celebrando su cuarto cumpleaños en el 2020. Javaid fue trasladado de la cárcel del condado de McHenry a un centro de detención en Oklahoma una semana antes del fin de la detención de ICE en Illinois.

La muerte a la detención de inmigrantes en Illinois llegó el 12 de enero, cuando un panel de tres jueces del Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el 7º Circuito levantó una suspensión temporal de la ley Illinois Way Forward. Esa decisión significaba que ICE tenía un mes para sacar a los detenidos bajo su custodia de los condados de McHenry y Kankakee.

En una reunión virtual con un grupo de activistas y abogados el 21 de enero, los funcionarios de ICE acordaron mantener a los abogados al tanto de los traslados y mantener los teléfonos a disposición de los detenidos antes de que se los lleven, según las personas que estuvieron en la reunión. El 3 de febrero, un funcionario de ICE dijo al grupo por correo electrónico que los traslados “se producirán a principios de febrero”, según copias de los correos electrónicos compartidos con Injustice Watch.

Pero pocas horas después, ICE comenzó a trasladar a las personas fuera del estado. Los abogados de los detenidos y sus familias dijeron a Injustice Watch que las cárceles cortaron el acceso telefónico, por lo que las personas detenidas no podían decirle a sus familias a dónde iban.

Los apresurados traslados dejaron a los abogados, defensores y familiares de los detenidos confundidos y conmocionados.

“La forma en que lo describiría es como si ICE entrara en la tienda de porcelana, rompiera los jarrones y saliera”, dijo Ali Daoud Smith, director de visitas a la cárcel de la Comunidad Interreligiosa para Inmigrantes Detenidos, un grupo religioso de Chicago que apoya a los detenidos por ICE y a sus familias.

Saba Syed dijo que no pudo ponerse en contacto con su marido, Umair Javaid, durante más de un día mientras lo trasladaban de la cárcel del condado de McHenry al centro de detención de Oklahoma.

Read More

A mother and three of her children look away from the camera

Dejados atrás: cómo la deportación afecta a una madre de Chicago y a sus 6 hijos

Una madre de Chicago explica cómo la condena de 15 años de su marido provocó tres deportaciones y una familia destrozada.

“Ya era bastante malo, no podía verlo aquí, pero al menos sabía que estaba cerca”, dijo. “Pero ahora está lejos, muy lejos”.

Javaid llegó a Estados Unidos en 1999 con una tarjeta de residencia, pero ICE lo detuvo en agosto  del año pasado después de que fuera condenado por un delito de abuso sexual a un menor, dijo su esposa. Ella espera que sea deportado, pero no entiende por qué tiene que estar detenido mientras pelea su caso en el tribunal de inmigración, especialmente después de que ya pasó tiempo en la cárcel por su condena penal.

“Si van a ser deportados, al menos denles la oportunidad de pasar el tiempo que les quede con su familia”, dijo.

‘Llevo 47 años aquí. No tengo familia allá’

Cazares, de 52 años, emigró legalmente a Estados Unidos desde México con su familia cuando tenía 4 años. Luchó contra el alcoholismo y la adicción a la cocaína durante toda su vida adulta, consecuencia del abuso físico y emocional que sufrió de su padre, dijo.

Cazares acumuló una serie de condenas, incluida la de conducir bajo los efectos del alcohol, en los 2000. En 2019, se declaró culpable de cargos de delito grave por posesión de cocaína y fue condenado a cuatro años de prisión. Con el crédito por el tiempo servido, fue liberado en noviembre del 2020.

Cuando salió de la cárcel, Cazares consiguió un trabajo, se inscribió en un programa de tratamiento de la drogadicción y se mantuvo alejado de la ley, dijo. Cazares dijo que quería dar un giro a su vida para convertirse en un mejor padre para su hijo, especialmente después de que su hija de 19 años, Maritza, fuera  asesinada a balazos en un tiroteo en Aurora mientras él estaba encarcelado. “Es algo que nunca voy a olvidar”, dijo. “A veces me culpo por no haber estado ahí”.

A husband and wife pose with their two children, who are both wearing red.

Courtesy of David Ruiz-Padilla

Armando Cazares (centro), con su esposa, su hijo y su difunta hija, Maritza, que fue asesinada a balazos en el 2019. Cazares fue trasladado de la cárcel del condado de McHenry a un centro de detención en Oklahoma una semana antes del fin de la detención de ICE en Illinois

Pero en agosto, los agentes de ICE lo detuvieron; su condena por cocaína lo había convertido en deportable, a pesar de tener una tarjeta de residencia. “Llevo aquí 47 años. No tengo familia en absoluto allá. No tengo a nadie”, dijo.

El abogado de Cazares, David Ruiz-Padilla, dijo que el ICE debería haberlo liberado en lugar de trasladarlo días antes de su audiencia final en el tribunal. La administración Biden emitió el año pasado nuevas directrices de aplicación que permiten al ICE considerar la “la totalidad de los hechos y circunstancias” al decidir si se detiene a alguien, no sólo sus antecedentes penales.

“No estamos diciendo que se termine el procedimiento (de deportación). De hecho, decimos que se le deje en libertad. Dejemos que luche por su caso con los miembros de su comunidad y su familia”, dijo Ruiz-Padilla.

La madre de Cazares, María, le comentó a Injustice Watch que desea que ICE deje a su hijo fuera de la detención mientras espera la fecha de su juicio. “Le pido a Dios que lo libere”, dijo, “pero ¿qué más puedo hacer?”.

41 Liberados de la detención de ICE

Activistas y abogados estaban consternados por el número de personas que ICE transfirió a otros estados cuando los contratos de detención en Illinois llegaron a su fin. Pero encontraron esperanza en el número de personas que ICE liberó en el último mes.

“Pensar en 41 familias individuales que han sido impactadas por esto, y su trauma ha terminado. Eso es un regalo para todas y cada una de esas personas y sus familias”, dijo Amanda Hall, cofundadora de la Coalición para Cancelar el Contrato de ICE en el Condado de McHenry.

Una de las personas que consiguió la liberación fue Carlos, de 22 años, que entró en Estados Unidos como menor no acompañado en el 2014. (Pidió no usar su apellido para poder hablar libremente de su caso).

Unos años más tarde, mientras Carlos y su novia paseaban por el barrio de Irving Park, en Chicago, un grupo de “hombres desconocidos le golpearon en la cabeza y el cuerpo numerosas veces con un bate de béisbol”, según los registros presentados por sus abogados. Carlos sufrió una fractura de cráneo en el ataque y estuvo en coma durante varias semanas.

Read More

A judge looks down from the bench and winks at a woman, who is turned away from him.

El juez del condado de Cook, Raúl Vega, se jubila bajo una nube de acusaciones

Vega, ex juez superior de la corte de violencia doméstica del condado de Cook, se jubilará con una pensión vitalicia, a pesar de las acusaciones de maltrato de las mujeres en su sala de tribunal.

Las lesiones cerebrales que sufrió en el ataque afectaron a su control de los impulsos y a la evaluación del riesgo, dijeron sus abogados. En el 2020, Carlos se declaró culpable de posesión de un vehículo robado y de exposición lasciva. Cuando salió de la cárcel en marzo del 2021, ICE lo estaba esperando.

“No sabía que me iban a llevar hasta que salí y llegó ICE”, dijo Carlos. “Mi familia estaba ahí para recogerme. Sólo pude saludar a través de la furgoneta (de ICE)”.

El ataque que sufrió Carlos le dio derecho a solicitar una visa especial para víctimas de delitos violentos, llamada visa U, que le permitiría permanecer en el país legalmente. Un juez de inmigración concedió a Carlos una exención de visa en noviembre. Eso debería haberle permitido salir de la cárcel mientras esperaba que se tramitara la visa, un proceso que podría llevar años, según argumentaron sus abogados.

Desde entonces, los abogados de Carlos, del Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes, han solicitado a ICE en varias ocasiones su liberación, citando las nuevas directrices emitidas por la administración Biden para ejercer una discreción favorable para personas como Carlos que fueron víctimas de crímenes violentos. Pero ICE se negó.

ICE finalmente liberó a Carlos el 4 de febrero, cuando se acercaba la fecha límite para poner fin a la detención de inmigrantes en Illinois.

“Estoy aliviado. Quiero abrazar a mis hijos. Espero que no se hayan olvidado de mí después de todo este tiempo”, dijo en una llamada telefónica el día antes de ser liberado del Centro de Detención Jerome Combs en Kankakee. Carlos admite que todavía tiene miedo de ser deportado a Ecuador, “pero por ahora estoy contento porque al menos seré libre y veré a mis hijos”, que son ciudadanos estadounidenses.

Los abogados de Carlos atribuyen su liberación a la defensa y organización que acompañó a la Ley Illinois Way Forward. “Estamos seguros de que nadie habría sido liberado y todos habrían sido trasladados sin ese tipo de activismo y organización de la comunidad”, dijo Lisa Chun, una de las abogadas de Carlos.

Hall dijo que el hecho de que ICE haya liberado a 41 personas de la detención debería servir de motivación para los organizadores de otros estados que trabajan para acabar con la detención de ICE en sus comunidades.

“Es una piedra más en el estanque. Y no somos la primera piedra, otros centros de detención han cerrado, pero con cada uno de ellos, (esto) seguirá enviando ese efecto dominó y seguirá sucediendo”, dijo Hall. “Definitivamente no vamos a ser los últimos, y eso es algo increíble de pensar”.

Traducido por Claudia Hernández, Borderless Magazine.

Investigations that expose, influence and inform. Emailed directly to you.

Source