Habitante de Aurora demanda a la policía por presunta fuerza excesiva durante una detención de tránsito

Un hombre con una barba de chivo canela, vestido con saco negro y corbata, se para frente a un automóvil

Rita Oceguera

George “Chicano” Gutiérrez se para frente a su lowrider marrón Lincoln después de una manifestación frente al juzgado del Condado de Kane. Gutiérrez presentó una demanda el año pasado alegando que dos policías de Aurora usaron fuerza excesiva en su contra.

Read this story in English.

AURORA, Ill. — Un hombre residente en Aurora ha demandado a la ciudad y a dos policías por un presunto enfrentamiento violento que comenzó con una simple detención de tránsito.

George Gutiérrez conducía hacia la casa de su hermana en Aurora, el 26 de abril de 2020, cuando lo detuvieron por una infracción de tránsito menor, según los registros policiales y una demanda que presentó el año pasado en un tribunal federal.

Investigations that expose, influence and inform. Emailed directly to you.

Source

La demanda alega que la policía lo detuvo con el pretexto de una infracción de tránsito menor, extendió lo que debió ser una parada de rutina al conocer los antecedentes penales de Gutiérrez, y que los oficiales usaron fuerza excesiva mientras lo arrestaban.

Un abogado que representa a la ciudad cuestionó las afirmaciones de Gutiérrez en una entrevista con Injustice Watch y dijo que los oficiales involucrados en el incidente pensaron que corrían peligro. Un portavoz del Departamento de Policía de Aurora dijo que la conducta de los oficiales en el incidente cumplió con la política sobre uso de la fuerza.

Pero los organizadores y residentes de Aurora que apoyan a Gutiérrez dicen que su caso ilustra cómo algunos policías del departamento aprovechan las infracciones menores de tránsito para detener y registrar a los automovilistas latinos y negros, y cómo esos encuentros con la policía pueden poner en peligro a los miembros de la comunidad.

En Aurora, un suburbio al oeste de Chicago y la segunda ciudad más grande de Illinois, la policía detiene a los automovilistas latinos y negros a un ritmo desproporcionado en comparación con los conductores blancos. Los datos del Departamento de Transporte de Illinois de 2020, el último año disponible, muestran que la policía de Aurora detuvo a los conductores latinos a una tasa nueve veces mayor que la de los conductores blancos, y a los conductores negros a una tasa 11,5 veces mayor.

Read More

Illustration of Aurora Police Officer David Brian with a spotlight shining down on him

El oficial de policía de Aurora acusado de conducta sexual inapropiada se mantiene en su trabajo

El oficial David Brian ha acumulado al menos 74 quejas durante una carrera de 26 años en el Departamento de Policía de Aurora, incluidas dos denuncias recientes de acoso sexual sostenidas por investigadores del departamento.

Gutiérrez dijo que espera que su caso llame más la atención sobre la cultura del Departamento de Policía de Aurora y cómo tiene que cambiar.

“No son los oficiales individuales, es todo el departamento en sí”, dijo. “Están permitiendo que sucedan este tipo de cosas”.

Ocho detenciones por la policía de Aurora en dos años

Gutiérrez, apodado “Chicano”, es el propietario del Chicano Times, un negocio que vende mercadería que celebra la cultura mexicana, y organiza eventos promocionales para empresas y artistas locales.

Dijo que cree que el Departamento de Policía de Aurora lo está perfilando y acosando porque es un latino que conduce un automóvil “lowrider”, y por sus antecedentes penales.

Gutiérrez cumplió una condena de alrededor de 23 años y medio de prisión por un tiroteo ocurrido en 1993, donde mataron a Christopher Rentería, de 23 años. Gutiérrez estaba al volante de un automóvil con tres pasajeros cuando uno de ellos disparó y mató a Rentería, quien era parte de una pandilla rival, según Gutiérrez e informes de prensa. Gutiérrez, que tenía 20 años, no disparó ningún tiro. Pero fue declarado culpable de asesinato en primer grado según la ley de rendición de cuentas de Illinois y sentenciado a 45 años de prisión, según los registros judiciales.

Gutiérrez, que ahora tiene 48 años, dijo que ha estado tratando de tener un impacto positivo en su comunidad desde que salió de prisión en 2017. Pero dijo que regularmente lo detienen por infracciones menores de tránsito. En 2020 y 2021, los registros del departamento muestran que fue detenido por lo menos ocho veces por la policía de Aurora. Los oficiales lo multaron en tres de esas paradas, pero dos de las citaciones fueron desestimadas en la corte, según documentos judiciales. Recibió advertencias verbales en las otras cinco.

Injustice Watch obtuvo imágenes de video de una cámara policial, y de un teléfono celular, tomadas durante la detención de abril de 2020, que provocaron su demanda contra la ciudad.

El video policial muestra al oficial Matthew Meyers conduciendo por South Lake Street, en el lado oeste de Aurora, a las 10:30 p.m., junto al lowrider de Gutiérrez, un Lincoln Town Car marrón claro de 1997. Después de que Gutiérrez gira a la derecha en Jericho Road, el oficial hace lo mismo desde el carril izquierdo para seguirlo. Gutiérrez, que iba a la casa de su hermana, usa su señal de giro a la izquierda cuando dobla hacia la calle donde vive ella. Meyers gira en la misma calle, enciende las luces de su patrulla y detiene a Gutiérrez en el camino de entrada a la casa de su hermana.

En el video, se puede escuchar a Meyers cuando le dice a Gutiérrez que lo detuvo por supuestamente no usar su señal de giro 100 pies antes de doblar. Meyers regresa a su patrulla y proporciona el nombre y la placa de Gutiérrez a un despachador. Cuando otro oficial llega a la escena, Meyers le dice que Gutiérrez, quien completó los términos de su libertad condicional en 2019, es un “delincuente violento registrado” y que “hablará con él”. Meyers vuelve a salir de su vehículo y le pide a Gutiérrez que salga de su auto, según el video.

Gutiérrez se niega repetidamente a salir del auto y dice que solo saldrá si hay un supervisor de policía presente.

“Los oficiales pueden ordenar que cualquiera entre y salga de un vehículo cuando lo deseen”, dice Meyers en el video. En repetidas ocasiones le pregunta a Gutiérrez por qué está nervioso y amenaza con arrestarlo por obstruir la labor de un oficial, si no sale del auto.

Después de unos seis minutos de ida y vuelta, Meyers mete la mano dentro del auto. El video del teléfono celular, que fue tomado por la sobrina de Gutiérrez, muestra que Gutiérrez levanta parcialmente la ventanilla de su automóvil. Meyers tira de la ventana y rompe el vidrio, luego abre la puerta del auto desde adentro. Él y otro policía, identificado en los registros policiales como el oficial Cory McCue, sacan a Gutiérrez del auto.

El video del teléfono celular muestra cuando McCue golpea la cabeza de Gutiérrez contra una camioneta estacionada mientras lo saca del auto. A Gutiérrez se le diagnosticó conmoción cerebral después del incidente, según los registros médicos que compartió con Injustice Watch.

Meyers y McCue son los acusados ​​en la demanda de Gutiérrez. La policía no detuvo a Gutiérrez, pero aun así enfrentó cargos en la corte del Condado de Kane por no usar una señal de giro, conducir con vidrios polarizados y obstruir a un oficial de policía.

Los fiscales del Condado de Kane alegaron que Gutiérrez violó la ley de tránsito al activar la señal 87 pies antes de girar, lo que fue 13 pies demasiado tarde, y argumentaron que Meyers temía por su seguridad durante la detención y tenía derecho a pedirle que saliera del vehículo.

El juez Reginald Campbell lo encontró culpable en enero de los tres cargos. La obstrucción de un oficial de policía, un delito menor de clase A que lleva hasta un año de cárcel. Al anunciar su decisión, Campbell dijo que fue una decisión ajustada, porque tanto Gutiérrez como Meyers tenían motivos para temer por su seguridad. Pero en última instancia, dijo, el oficial tenía derecho a pedirle a Gutiérrez que saliera del auto, y Gutiérrez estaba obligado a cumplir.

Gutiérrez presentó una moción el 18 de febrero pidiendo a Campbell que anule su fallo. Campbell pospuso la sentencia en el caso hasta abril, para que los fiscales tengan tiempo para responder a la moción. Gutiérrez dijo que si la moción es desestimada, piensa apelar, y que el fallo de la corte no le impedirá continuar con su demanda contra Aurora, Meyers y McCue.

‘Una cultura de violencia’

Un grupo de personas con abrigos de invierno y máscaras afuera. Uno de ellos tiene un cartel que dice

Rita Oceguera

Los activistas sostienen carteles en una manifestación frente al juzgado del Condado de Kane en apoyo de George “Chicano” Gutiérrez.

Cristóbal Cavazos, organizador comunitario de Immigrant Solidarity DuPage, dijo que el caso de Gutiérrez destaca cómo los residentes latinos y negros de Aurora enfrentan discriminación racial y otros abusos por parte de la policía.

“Es una cultura de violencia que tienen, de escalar estos problemas, cuando en vez de provocar deberían calmar las cosas”, dijo Cavazos.

Cavazos dijo que Gutiérrez pagó por el crimen que cometió cuando era joven y ahora está teniendo un impacto positivo en su comunidad. Planifica eventos comunitarios, como limpiezas de vecindarios y exhibiciones de lowrider, y trabaja para crear conciencia sobre los problemas que afectan a la comunidad latinx.

¿Tienes alguna historia que contar sobre la policía de Aurora? Llame o envíe un mensaje de texto al 331-704-0868

“Realmente creo que es una persona notable [que muestra] lo que puedes hacer a pesar de que la sociedad intenta encasillarte”, dijo Cavazos.

Además de dirigir Chicano Times, Gutiérrez es voluntario en A-Town Boxing Club, donde entrena y asesora a los jóvenes de Aurora.

Gutiérrez dijo que está demandando a Aurora para generar conciencia sobre los problemas policiales, no porque quiera dinero para compensarlo por su terrible experiencia. En cambio, dijo, quiere que la ciudad acepte un foro público entre la comunidad y el Departamento de Policía que aborde la mala conducta policial. La demanda aún se encuentra en la fase de presentación de pruebas, y cualquier juicio o acuerdo podría demorar meses, dijo su abogado.

Si bien los líderes de la ciudad se comprometieron a mejorar la responsabilidad de la policía, Gutiérrez dijo que sus palabras suenan huecas porque los oficiales no han sido responsabilizados por el daño que han infligido a los residentes de Aurora.

“No están permitiendo que [la comunidad] avance”, dijo.

Este artículo fue producido en colaboración con Report for America.

Investigations that expose, influence and inform. Emailed directly to you.

Source